Colibrí 08

Es una emergencia establecer el Sacerdocio de la Salud y el Calendario Ritual.

El Rector y miembros que participaron en el Sacerdocio de la Salud en Lhassa.

Después de analizar las experiencias obtenidas de la labor realizada con los discípulos a partir de 1998, cuando fueron abiertas las puertas de la escala Aerosómica; las conclusiones extraídas del trabajo de los núcleos del Colegio Iniciático Universal (CIU); la entrada del año 60 de la Nueva Era del Acuarius, y a cinco años para cumplirse las profecías mayas del año 2012, el Venerable Ajpok-Oolal, Domingo Días Porta, reajusta el trabajo y estudio en la Orden hacia el cultivo de la salud y el restablecimiento del calendario sagrado, entre otros siete puntos específicos establecidos en el primer Decreto del Rectorado. La responsabilidad que tengo me obliga a tomar medidas, pues veo a la gente enferma, los discípulos incluidos.

Ya sea física, emocional o mental hay una gran enfermedad social.
Considero una emergencia establecer el sacerdocio de la medicina sagrada, porque la medicina industrial ya alcanzó su límite y ya no da para más. No debemos seguir ese juego y tenemos que quitarle la máscara a la medicina oficial, de una vez, para que salga toda la pus, toda la toxina y todo el mal.

Veo, también, que la gente sigue atada a un concepto limitado del tiempo, que no es el correcto: “que enero”, “que febrero”, “que marzo”… frases que mucho repiten, pero nadie sabe manejar el tiempo, y ese tesoro se les va de las manos. Luego andan con la excusa del ignorante: “es que no tengo tiempo”.

Quiero reestabler el calendario sagrado en la vida de los discípulos y de los pueblos. Ya eso está en marcha. Ya existe en el mundo el estudio, la búsqueda y la inquietud del calendario maya de las trece lunas, lo que indica que la humanidad está lista para aplicar una mejor concepción del tiempo en sus vidas.

La gente ahora busca mejorar su salud de manera diferente y con métodos más sutiles. Este es el momento. El mundo ya está listo para que sea establecido el Sacerdocio de la medicina sagrada y del calendario ritual.

Antes de iniciar cualquier proyecto debe trabajarse la salud, y no las enfermedades. “No hay enfermedades, sino enfermos”, afirma el axioma. Eso significa que cuando la raíz está afectada, el árbol está expuesto a cualquier mal. Debemos poner el dedo en la llaga; tenemos que encontrar la raíz de la enfermedad, y cuya base es la ignorancia sobre el arte de vivir.

El arte de vivir es la base de la medicina sagrada, también llamada medicina sacerdotal. En la Orden iniciaremos los estudios de la medicina sagrada y la concepción del tiempo de manera ritual, que es el puente que nos une con el yoga de la escala aerosómica.

El primer paso es recuperar el equilibro, lo que llaman la salud, el bienestar, que no puede ser completa o total, porque vivimos en un mundo trastornado.

El ambiente también nos afecta, pero podemos crear mecanismos de defensas para proteger nuestra luz interna, nuestro jardincito del alma, de tanta plaga que hay en el ambiente.

Eso lo vamos a llevar a cabo con el estudio de la medicina sagrada y el calendario ritual, para destacar el
uso y aprovechamiento de el tiempo como luz, y no que sea angustia, apuro y nerviosismo, porque aún pesa la ignorancia sobre ese poder, que es el más grande de Dios.

Es un misterio y una maravilla ver como Dios saca eras geológicas, nuevas especies, galaxias, minerales, y luego las vuelve a guardar. El tiempo es el poder más sublime, y en cambio hemos creado una idea bastante pobre acerca del tiempo. De esta manera Dios parece lejano, innecesario, inútil. Es así como la gente vive en una enorme pobreza espiritual.

Debemos poner el dedo en la llaga; tenemos que encontrar la raíz de la enfermedad, que es la ignorancia sobre el arte de vivir. En la Orden iniciaremos los estudios de la medicina sagrada y la concepción del tiempo de manera ritual, que es el puente que nos une con el yoga de la escala aerosómica.

Los indígenas, los más dispuestos

La herencia del pasado son semillas que pueden sembrarse, y ha llegado la Nueva Era para hacerlo. Estamos en la nueva dispensación, como dice el Cristianismo, y para ello tenemos ahora los poderes de Urano, Neptuno y Plutón, energías que están en el espacio dándonos ese permiso, pero, a pesar de eso, nadie hace nada. No hay la actividad suficiente ni por parte de las autoridades, ni de grupos, ni de la iglesia misma, para aprovechar estos momentos propicios.

Los indígenas son los más dispuestos, pero ellos necesitan gente de la ciudad que sepan los caminos. Ellos no saben como meterse en este mundo para hablar con autoridades, jueces, organizaciones, abogados. Ellos, para actuar, necesitan de nuestra ayuda.

La medicina para curar y abrir la mente ante todos esos retos que tenemos enfrente es todo lo que nos ocurre en la vida, pero solo si lo tomamos de manera correcta, como debe ser; con la dosis adecuada.

De ahí la importancia del viaje iniciático, como fue practicado por nuestras culturas. A los discípulos, en determinado proceso de su formación, los mandaban de viaje un tiempo y, cuando regresaban, le preguntaban lo que habían encontrado, y luego todo era cotejado con la visión del Maestro.

El ejemplo de los lamas

Lo que me ha mantenido en el trabajo y la enseñanza es el ejemplo de los lamas tibetanos, que tienen tantas maravillas del espíritu.

Ellos van a las ciudades a enseñar: ¡qué generosidad!, ¡qué sacrificio! Tienen que aguantarse al tener que vivir en la ciudad, lo que me da fuerza a mí también.

Si hay en el mundo un gran hombre que cultive el espíritu, ese es el Dalai Lama. Él sigue siendo el responsable del pueblo tibetano, que tiene fe en él, y quien trabaja en el mundo y se reúne con los científicos cada año, para aclarar su situación y exponerles otros temas importantes. Él ha asumido grandes responsabilidades, y es un ejemplo para los gobernantes. A pesar de las limitaciones que hay hoy en el mundo, ellos nos enseñan el verdadero sentido del gobierno de un pueblo: la compasión del budismo. Puede encontrarse en el budismo palabras sagradas muy poderosas.

Establece el Rector de la Orden la Medicina Sagrada y el Calendario Sagrado.

Los trastornos de salud retrasan la madurez espiritual de los discípulos.

TE INVITAMOS A DESCARGAR EL DOCUMENTO Y CONTINUAR CON LA LECTURA…

DESCARGAR