Extracto de la enseñanza del Colegio Iniciático – Parte 09.

Dios da permiso, ya están listos, vamos primero a tal montaña, a tal cerro, a tal lugar de la selva a abrir los primeros secretos, y ahí no habrá un edificio, ahí no habrá una asamblea de seres de alma, ahí van a estar los jaguares, los venados, los pájaros, esperando, porque la tierra responde al llamado del cielo, y se dará la comunicación entre todos los seres de la tierra; habrá magia: la magia natural, que es la de la naturaleza. Los espíritus de la naturaleza van a responder cuando haya almas puras en la humanidad, corazones luminosos, entonces reaccionará la humanidad, pues la naturaleza responderá. Y en vez de huracanes y terremotos, habrá un viento que será como un canto del cielo, oiremos un coro de ángeles.



Bueno, no quiero seguir con estas cosas porque van a pensar que son fantasías mías, pero ha ocurrido en otras épocas, y los mayas tienen relatos, leyendas muy importantes que nos orientan para decidir si se abre o no se abre el Colegio Iniciático.

A ver, los que estén decididos a integrar el Colegio Iniciático que levanten la mano, si no llegan a 12 no se puede abrir.
Se comprometen con ustedes mismos a ser felices, a ser sanos, a seguir la palabra de los Grandes Maestros: sea Cristo, sea Buda… pero a vivirla, no a repetirla de la boca hacia fuera.



El primer compromiso es la asistencia. El segundo hacer las tareas. Ser amistosos y nada de malas caras, nada de malas palabras.



Después se hacen peregrinajes, que no son obligatorios. Pueden ir una o dos veces al año; se va a todas las zonas arqueológicas, cerca de la naturaleza, que es la universidad de Dios.



Estudiando la naturaleza vamos comprendiendo a Dios, y un día tendremos la comprensión Divina. Entonces, la única obligación de asistencia al Colegio es una vez al mes en la ciudad en la que vivan.

La segunda obligación es llevar un reporte de lo que se hace durante el mes. No están al servicio de una institución o de una orden: la Orden está al servicio del discípulo; el tesoro de nuestra Orden son los discípulos; si el discípulo comete un error no se le castiga, se le da la mano, se le estimula para que siga adelante, porque él es el tesoro de una verdadera Orden de Iniciación espiritual. Los discípulos, aquellos que han respondido al llamado, son los que Dios trajo, hay que cuidarlos y no estarlos castigando, suspendiendo… porque faltó en esto o aquello. Esto es una camaradería, una familia espiritual, tienen que darse mutuamente.



El tercer cumplimiento es una cuota mensual que cubra los gastos que tiene la Orden para enviar las enseñanzas y tantas cosas que hay que hacer. Estamos en un mundo en el que el dinero es indispensable para poder moverse. Antes no; los aztecas usaban la semilla del cacao; aunque hoy, si tuviéramos un cuarto lleno de cacao, no podríamos hacer nada con él porque poco vale; antes valían más las conchas, el caracol… se apreciaba más la obra del Creador. Ahora la obra de Dios está empequeñecida, nadie la toma en cuenta; el árbol estorba para que pase el automóvil: ¡Tumben ese árbol! ¡Hagan una avenida ancha, acaben con la hierba! Y a asfaltar, y asfaltar para acabar con la obra de Dios.



Eso no está bien. Un día se podría molestar el Señor. Todo a beneficio de las máquinas. ¿Qué ganamos con eso? ¿Acaso nos hacen más felices las máquinas, acaso nos sanan? Nos enferman, hay mucha tensión en la ciudad, muchos problemas de corazón, de hígado, diabetes… por haber negado la obra de Dios. Entonces, para que haya comunicación, para que haya verdadera familia, amistad, tenemos que restablecer la comunicación con lo Divino.



Restablecida la comunicación con lo Alto, aquí abajo todo se arreglará, porque desciende el Espíritu Santo y la gente abrirá los ojos y se preguntará: ¿Cómo es posible que haya vivido así? No puedo seguir viviendo así. Parece el despertar de una pesadilla y todos se disponen a ayudarse a ser felices y sanos. Y se abren los corazones a la enseñanza de los Maestros.


Más adelante veremos cómo van los Maestros por el mundo y algunos discípulos acompañándolos, peregrinando por otras tierras para redimir a los pueblos, con el poder del Espíritu, de los vicios, de las ignorancias, de las enfermedades.



Estamos en la preparación, pero según la profecía maya para el año 2012, será a partir de entonces cuando veremos el trabajo en grande de la reconstrucción de la Obra de Dios, y se restablecerán los bosques, las selvas, se sacará a los pájaros de las jaulas para que sean libres, pues Dios les puso alas, no les puso cadenas. ¿Por qué el hombre quiere encadenar a seres que tienen alas? ¿Por qué seguir esclavizando? Vendrá el entendimiento correcto, todo se ubicará en su sitio, y verán qué sencillo es ser feliz, ser sabio, vivir en armonía, en paz, compartir el pan de la sabiduría, del amor, sin egoísmos, sin ambiciones, sin rencores, sin celos ni envidias.

(A continuar)

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Suscribite para recibir nuevos artículos

 

Loading