HACIA EL RETORNO DE LA CONCIENCIA CÓSMICA

Guía # 16 – Peldaño 13 en Camino a 21.12.2012

Queridos Amigos Espirituales,

¡PASH…   IN LAK´EH…

0i0i0i0i0i0i0i0i0i0i0i0i0i0i0i0i0i0i

 

Con este mensaje termina la serie I: “Hacia el Retorno de la Conciencia Cósmica”

y se inicia la II: Hacia el Descenso de la Luz Galáctica (Espíritu Santo)

¡PASH…   AL LAK´EN…!

Soberana Orden Solar de Chichén Itzá

T.A-O  Domingo Días Porta

1º Escorpio Águila, Año LXV Edad del Acuarius

(Gran  Valle  de  Chara,  Venezuela,  octubre 22, 2012)

 

¿QUE ERA EL ESPACIO?

(Génesis y Proceso Involutivo y Evolutivo de la Tierra y del Ser Humano.  Desde el Origen hasta el Futuro)

Por don Félix Poot Chuk, Anciano Maya Contemporáneo

         El espacio antes de serlo era sonido compacto, su secuencia era tan potente que no permitía que materia alguna lo habitara, pues hasta la misma luz junto con la oscuridad ante esta secuencia se desintegraría. ¿Y cuándo se acabó ese sonido compacto? Para eso, debéis comprender que el sonido es vibración y este sonido de que se esta hablando estuvo en otra dimensión. Ningún oído humano, angelical, o dios, conoció esta gran vibración origen o cimiento del gran macrocosmos cuando tal macrocosmos ni siquiera existía.

         Lo que hoy es macrocosmos era sonido compacto vibrando en una dimensión destructiva  para todo sólido.

         Esta dimensión vibratoria sónica y compacta el maya le llamo “mix bikin”. Traducido al español quiere decir eternidad. Entonces el mix bikin en el seno de su eternidad va creando cambios de secuencias por medio de dimensiones y con esto se va descompactando.

         Al descompactarse deja un vacío que hoy llamamos cosmos. Así se ha creado el gran macrocosmos que va a ser ocupado por un enjambre de millones de secuencias de vibraciones altas y bajas según su dimensión.

           Este gran conglomerado de secuencias al desplazarse deja un vacío con una tonalidad de grisáceo que es el halo de las dimensiones vibratorias que el gran macrocosmos alberga al terminar la descompactación sónica.

         El grisáceo viene siendo como una eterna neblina en el mix biquín o eternidad. Este grisáceo que cubre el macro en cuyo interior oscilan las secuencias vibrantes, es lo que más tarde se convertirá en oscuridad y esto se va a suscitar a veinte bactunes de distancia antes de la materia.

         ¿Y qué es Báctun? Un báctun son ciento cincuenta mil millones de años. Un áctun son veinte y cinco mil millones de años según el conocimiento maya. Haciendo notar que estas medidas de tiempo están basadas en el calendario primigenio cuando estos hombres de la pre América llamaban año al día, o sea, que un día para ellos era un año.

         Entonces, veinte Bactuns antes de la materia, son veinte veces ciento cincuenta mil millones de años mayas.

         Cuando la descompactación ha terminado con ello termina el sonido y con esto se crea el silencio consecuencia lógica de la descompactación sónica.

         Tenemos un ejemplo en un micrófono que por medio del imán es un sonido compacto que si le agregamos corriente eléctrica, que también es vibración, creamos un sonido que si no controlamos su volumen y su dimensión nos puede despedazar los tímpanos del oído.

         Esto es sólo un ejemplo de lo que sucedió en la creación del factor espacio más tarde llamado el cosmos, claro que esta comparación es dada con el factor materia como la electricidad y el imán, pero lleva los mismos principios en el plano metafísico.

         Hay que hacer notar que antes de la descompactación sónica el silencio no existía, entonces el silencio es consecuencia del no sonido.

         Así como el sonido compacto puede destruir la materia al descompactarse, así también el silencio puede hacer lo mismo y nos preguntamos: ¿Y cómo es ese sonido compacto de que nos habla el maya que le dio principio al espacio?

         Para dar una respuesta a esta pregunta, es necesario acudir a lo material. Imaginemos que viajamos en un avión supersónico, éste al romper la barrera del sonido, ese sonido liberado se llama descompactación sónica. Y al ser atraído por la fuerza magnética de la tierra, éste hace contacto con los vidrios de nuestros edificios y los hace pedazos.

         Ahora, si multiplicamos esa densidad sónica a cien tantos de potencia, no sólo rompería los vidrios sino que pulverizaría a todo el edificio junto con el oído que lo va a percibir. Pero sólo estamos hablando en términos pequeños comparado con el concepto súper macro que tuvo lugar cuando se suscitó la descompactación sónica del mix bikin o eternidad. Ahora bien, veamos qué sucede con el silencio, pues como ya se dijo, el silencio no siempre existió. Así como el sonido compacto puede destruir la materia al descompactarse, así el silencio puede hacer lo mismo con la materia.

         Supongamos que viajamos hacia un punto ignoto del cosmos donde reina un silencio absoluto. Lo primero que se experimenta es la personalidad que caduca y pierde su importancia; has llegado a un punto donde lo mismo da que tengas nombre o que no lo tengas, tu tierra está perdida entre el gran conglomerado de mundos que circundan la vasta cavidad. Aquí te asalta la nostalgia y el espíritu se está enfermando, sufrirás un colapso de llanto, y tus nervios te traicionan, tu propia secuencia está alterada, el silencio te aplasta física, mental y espiritualmente, al grado de morir solo, triste y abandonado, porque el silencio destrozó la secuencia en que vibras y acabó con tus moléculas haciéndote al morir mucho más viejo de lo que eres. Si tú fueras roca en vez de morir sufres una metamorfosis, de roca pasas a metal y la secuencia en que vives es otra.

         Lo mismo sucede cuando mueres en el espacio, se cambia tu secuencia vibratoria, ya no vibras como materia sino como antimateria, y aquí has pisado un grado de segunda dimensión, cualidad dada sólo a humanos.

         Pero si mueres en la tierra esto no sucederá, tu materia queda plasmada en la tierra material vibrando como materia. Pues como ya se dijo, el espacio está lleno de diferentes dimensiones vibratorias que es como un caos en su eterno movimiento inconmensurable.

         El Gran Todo viene siendo como una enorme licuadora que todo lo bate y lo revuelve y en este eterno movimiento se suscita una simbiosis de vibraciones de diferentes secuencias y dimensiones que cuyo resultado es la transmutación vibratoria que alcanzó un quinto nivel en pureza y sutilidad, haciéndose en el todo la máxima fuente de la vibración universal de la cual emana todo lo que vibra.

         A esto el maya le llama “Hunab Kuj”, que quiere decir: Fuente Dadora de la Vibración Universal. Más tarde energía de 5ª dimensión, o Suprema Potencia Universal, Grande,  única como no hay otra y es como vemos la ley divina que rige todo cuanto existe y vibra. Esta divina energía está en su cuna de existencia, porque como vimos, acaba de nacer en el seno de la simbiosis vibratoria y se encuentra con el grisáceo, que es como una eterna neblina en el firmamento y es el halo que dejó la descompactación sónica que dicho halo también tomó parte en la gran simbiosis. Hasta ese momento no existe la luz ni la noche, sólo el grisáceo que viene siendo como el manto o como el ropaje que cubre a la energía de 5ª dimensión después de haber nacido en silencio, como final del sonido compacto en el mix bikin o eternidad, pues como vemos el silencio no siempre existió.

         Cuando la energía de quinta dimensión es amo y señor de la Dimensión metafísica, bajo su ley comienza la selección de las diferentes ondas vibratorias con diferentes secuencias que quedaron desordenadas después del inconmensurable caos de movimiento que le dio origen a la simbiosis, cuyo resultado fue la energía de 5ª dimensión o Hunab Kuj.

         La ley divina del Hunab Kuj ordena que cierta secuencia con su propia dimensión esté en determinada área del mix bikin con su respectiva misión.

          Y a partir de ese momento todas las secuencias desparramadas con sus diferentes dimensiones tomaron un orden en el mix bikin o eternidad para desde allí ejercer su propia misión para la cual fue ordenada.

         Este gran factor que ha emitido órdenes es mente divina, creadora, sutil y poderosa, es sin igual, no hay otra como ella, es absoluto en la dimensión metafísica. Y con esto ha comenzado ya la creación en el orden de lo no tangible.

         Su propósito creador no tiene límites como tampoco tiene fin el campo que ocupa; no existen números para medirlo. Si tratáramos de medirlo tendríamos que acudir al desorbitante jaáblabtun maya, que viene siendo el quantum científico de hoy.

         Como no tiene tamaño tampoco tiene límites su ley. Pero esto no es persona, no es materia, es esencia pensativa hecho ley. Por eso es autoridad absoluta sobre lo tangible y lo no tangible.

         Para entenderlo mejor, retrocedamos un poco cuando el todo era sonido compacto; ahora es, energía de 5ª dimensión, así de sencillo; amo y señor de la dimensión metafísica, desde donde se está gestando el principio de la creación, el orden de las secuencias vibratorias que se hallaban desordenadas, ahora están en orden.

         Este fue el primer acto creativo de la energía de 5ª dimensión en el mix bikin, que es poner en orden lo que está desordenado.

         Entonces, como vemos, la casa del Hunab Kuj es el mix bikin. Y en su casa sólo él manda y ordena; allí es autoridad absoluta y su voz es ley y en toda su casa existen porciones de su divina esencia, que son porciones pensantes, tan pensantes como la sutil esencia de donde proceden.

         La máxima fuente de estas porciones, que es el Hunab Kuj o fuente dadora de la vibración universal, en su labor divina de creación tiene a bien saber que todas estas porciones sutiles son esencia de él mismo y son creativas como él, y entre ellos y él no hay distinción ni separación, ellos y él son lo mismo.

            Como esencia pensativa y en su propósito de crear, la Suprema Potencia Universal quiere dar forma a las pequeñas porciones de su esencia que cantan y glorifican al divino espíritu de donde vienen; esta es la Suprema Potencia Universal según entendemos nosotros los mayas.

            ¿Que forma daré a mis porciones de esencia? Así pensó el Supremo Ser Divino cuando ante sus pequeñas porciones él se les manifestó en forma de halo lumínico y dijo: tengan forma no tangible para que se distingan en mi aposento. A partir de ese instante, todas las esencias pensantes adquirieron halo igual al divino ser. Luego dijo: tengan dos extremidades, y los halos se alargaron, es lo que más tarde los humanos vamos a llamar pies. Siguió diciendo: tengan dos extremidades que sostengan mi halo; los halos se alargaron, lo que más tarde los humanos vamos a llamar brazos y manos.

            Así pues, a las esencias pensantes les fue dada forma no tangible como dijo el Ser Divino. Esta forma es inmaterial porque la materia no existe todavía, esta creación se está suscitando en la dimensión metafísica no tangible para un ser material como el humano.

            Estos seres metafísicos creados son los que más tarde la humanidad terrenal va a llamar ángeles; el supremo Poder les dijo: Son ustedes dioses porque vienen de mi, y todos somos uno solo, sin mi, solo existe la nada y la nada quiero que sea habitada por creaciones tangibles que van a emanar de ustedes como dioses que vienen de mi esencia.

  Hagan ustedes la Luz, será la ventana donde lo tangible será visto por todo aquello que tenga ojos para ver.

  También harán ustedes la noche, será la puerta que se cierra para que todo aquello que tiene ojos no vea lo que no les es dado ver.

  Ustedes que habitan en el grisáceo háganlo Luz y Sombra.

  Antes de crear tienen ustedes que diseñar para que todo este en un orden absoluto, nada será creado sino porque ustedes lo han diseñado.

            Las pequeñas porciones de la divina esencia, con su cuerpo intangible vibrando en el grisáceo en la 5ª Dimensión, toman la rienda de la continuación creativa para darle principio  a lo tangible.

            Cuando un arcano diseñador angélico tomó su instrumento marcador para diseñar, puso un punto negro en el grisáceo y dijo: Expándase hasta los confines de este aposento, y el punto negro comenzó a expandirse con la Ley de división, multiplicación y expansión, dando como resultado el nacimiento de los  números; sin ello nada se podrá resolver en la dimensión tangible, que comienza a nacer con el punto o mancha.

            Este punto negro del marcador de pulso angélico, el maya le llama mancha; se ha manchado el manto o velo que viste la energía de la 5ª Dimensión que es el grisáceo; la mancha al expandirse hasta los confines del aposento, todo lo que es grisáceo se hizo negro creando la obscuridad o sombra.

            Este punto o mancha al transmutarse le va a dar origen al átomo raíz fundamental de la materia, de la cual va a venir la luz según lo diseñado por los arquitectos divinos de la creación tangible que está comenzando. Como vemos, el proceso de transmutación de la mancha para darle origen al átomo, se va a suscitar dentro de lo más denso de la oscuridad primigenia.

            Para darnos una idea de esta transmutación se recomienda el libro “Rosalba del Mar. Amor, Ciencia y Filosofía Maya” (de Félix Poót Chuc; Editorial Siembra Olmeca, México.)

            En ello vemos todo el maravilloso proceso de la creación atómica, narración jamás dada a ser humano alguno. Loados sean los mayas que así fueron distinguidos por la divinidad cósmica, para poseer semejante secreto.

            Todo fue obra y diseño de los Hijos de Dios, que son dioses también como el Padre, todos en un solo Dios.

            Cuando fue creada la luz y la noche, el átomo creado se hallaba dentro de la noche estático, rígido, sin movimiento, dormido, quieto e inmóvil en el firmamento.

            Un Dios hermoso y bello en su dimensión metafísica levanto la diestra divina para darle movimiento a su obra que es la dimensión física dormida en el átomo estático, lo activó diciendo: Muévanse según lo diseñado por los dioses; denle principio a la Dimensión Tangible como primera en su género.

            Este tipo de dioses, creado por dioses, fueron llamados los heraldos que anuncian la presencia de sus creadores en todos los ámbitos celestes.

            Todos los dioses crearon miríadas y miríada de heraldos, igual como nosotros jugamos con pompitas de jabón; así los dioses creaban a sus heraldos hasta llenar todos los confines de aposento divino del Padre; para regocijo de su divina majestad en todos los cielos se escuchan coros y voces que ensalzan al divino creador de lo tangible e intangible, pero la creación sigue su curso.

            Dijo el Supremo Poder: No es bueno que la nada este en silencio absoluto. Hagan las voces hermosas donde se regocije mi espíritu, llénense los vacíos con el canto de las estrellas, los mundos en su eterna danza también se muevan en ellas; y los dioses a sus heraldos convirtieron en voces cantarinas, se hizo sonar en todo el silencio hermosísimas voces corales, que solo los espíritus muy sutiles pueden comprender y asimilar. Estas serán más tarde heredadas por el hombre terrenal cuando llegue su momento.

            Loado sea el Supremo Poder que así emite sus leyes en los propósitos de su creación divina.

            A partir de ese instante, en la memoria del tiempo, todo eso que hoy conocemos como núcleo, protón, neutrón, electrón, comenzaron a vibrar y más tarde a girar, adquiriendo con esto su movimiento propio que va a vibrar y mover todo cuanto con ello vaya a existir, ubicado como dijo el Divino Arquitecto, en una primera dimensión.

            Miles de dioses tomaron la primera dimensión que es el átomo, y lo esparcían por todos los confines del Mix Bikin o eternidad, creándose con ello chispas de luz que se movían en espiral; son las galaxias que están naciendo bajo el amparo de la primera Dimensión.

            Según los mayas, es así como nace la Primera Dimensión por medio de la vibración y el movimiento. En todos los ámbitos celestes hay movimiento, chispas y luz como si todo fuera una noche de carnaval con lo más hermoso que hay en fuegos pirotécnicos, que emanan de la mano divina de dioses. Fueron creados para tal fin, así crear la Primera Dimensión Universal donde todo es tangible y material.

            Estos dioses así creados también pudieron crear dioses a su semejanza con solo pensarlo y decirle a su diestra: hágase a mi semejanza uno como yo.

            Creada la primera Dimensión que es el átomo, con la cual se hicieron las estrellas y la luz, llega el momento en que se establece en ello una ley de los números, que el hombre más tarde llamará Kabala.

            La Kabala es ciencia de dioses, va más allá de lo que el hombre puede pensar. No le es dado al hombre entenderlo todo hasta su máxima esencia, solo le es dado entender una parte, la que corresponde a su materia, donde radica el secreto de su propia dimensión.

            El secreto de esa dimensión es algo que los dioses llamaron “ADAN”. Que es una semilla hecha de sangre, de genes que los dioses crearon, para con ello hacer el primer cuerpo humano; Adán, para ser más claros, es el ADN científico actual, solo que los dioses a la letra D le dicen DA. Por eso  ADÁN o  ADN es lo mismo.

            Por esta razón, la sangre y los genes siendo obra de dioses, el hombre con su ciencia nunca podrá fabricar sangre ni genes porque son de alto nivel sagrado;  aquí es donde entra la Kabala en esencia; no le es dado al hombre manejarla, pues hay números celestes que el humano no conoce.

            Por esta razón, cuando el primer cuerpo humano fue creado llevó como nombre ADAN,  nombre de la semilla con que fue hecho.

            Hecho el hombre, no se mueve, está inmóvil, no tiene pensamiento, pero tiene vida. Antes de que se le modelara, los dioses dijeron: ¿que forma daremos a nuestra obra? Démosle la nuestra, que nuestra semejanza se manifieste en la esencia de la primera dimensión. Dicho esto la semilla se tornó en forma física en aquella obra en ejecución. Así el hombre adquiere forma de dioses, va de lo metafísico a lo físico, de lo intangible a lo tangible; por eso somos obra de dioses en la Tierra. Dioses que más tarde el mismo hombre les llamará ángeles; ellos nos hicieron a su semejanza para ser ángeles terrenales en la dimensión tangible.

            El hombre sin pensamiento, pero con vida, está siendo observado por sus creadores; los dioses dicen: Demos al hombre aliento de espíritu para que no sea una creación común entre todo lo creado.

            Siete dioses de alta jerarquía tomaron círculo en rededor del hombre, soplaron en la nariz del hombre diciendo: Haya en ti espíritu divino, pensamiento y libre albedrio. Tendrás multiplicación y llenaras la Tierra.

            Cuando tú vengas a nosotros, nosotros vendremos a ti, verás que los cielos están llenos de nosotros, y que solo no estás en la Tierra donde te  ponemos.

            Dicho esto el hombre alzo los ojos al cielo, miró a su siete superiores que se iban perdiendo en la inmensidad y dijo: ¿Quién soy? ¿Qué vengo de ustedes? ¿A dónde voy? ¿Por dónde voy? Y la voz del cielo le dijo:  eres ADAN varón de Dios, lo que quieres saber a su tiempo lo sabrás. Siendo varón, varona tendrás, y verás a tu dios en toda su majestad. El hombre tuvo pensamiento, espíritu, Libre albedrio entre toda la creación terrenal, único en su género en toda la Tierra y todo lo creado.

            Mucho antes de ser creada la Tierra, ni siquiera existía la galaxia a la cual va a pertenecer nuestro sistema solar.

            En los archivos de los diseñadores de la creación, dioses todos ellos y resguardado por ellos mismos  lo que el maya llama “huellas espectrales que laten en el Ether”, es lo que hoy la ciencia llama “Archivos Akáshicos“, donde se registra que cuando los arquitectos diseñaban los mundos, en un extremo de su diseño quedaba un pequeño vacío, que algo debería ocuparlo. Otro diseñador, al sacudir su diestra en torno a aquel vacío, cayó sobre ello chispas de creación divina; así el pequeño vacío fue ocupado por una pincelada de creación tangible.

            El Divino Arquitecto dio un soplido a las pequeñas chispitas con intención de borrarlas, estas comenzaron a moverse en espiral, crecer y multiplicarse con luces cada vez más potentes que rebasaron su área e invadieron otras, creciendo más y más;  así ha nacido lo que hoy conocemos como la Vía Láctea.

            En el centro de la Vía Láctea, una porción de materia ígnea se disparó con velocidad radiante dejando atrás porciones de materia ígnea que lo siguen como si ella misma lo atrajera.

            Esta porción de materia ígnea tiene tan grande  velocidad que abandona el área matriz de donde se originó, viajando fuera de la Vía Láctea y dejando atrás, como se dijo,  porciones candentes de materia activa.

            Al ubicarse a determinada distancia de la Vía Láctea, comienza a gravitar solo e independiente, convirtiéndose en una estrella que hoy el hombre le llama su astro rey

            Cuando las porciones candentes  que quedaron atrás, como son pequeñas comparándolas con el sol,  pronto se enfriaron y quedaron muertas, sin vida, sin fuerza para moverse en el firmamento; entonces el sol las atrae para convertirlas en sus planetas, así se crea nuestro sistema solar.

            El proceso de enfriamiento que corresponde a nuestra Tierra es lo que vamos a narrar.

            En el principio nuestra Tierra era una masa candente; no hay aire, agua, oxígeno, solo fuego; como esa lava que hoy sale por los volcanes, así era la Tierra ¿Qué ser lo puede habitar? Ninguno, no es posible.

            Pero como es fuego, tiene fuerza propia para desplazarse en el espacio a su capricho, a veces se alejaba del Sol pero volvía a su distancia original.

            En una de sus incursiones en el firmamento, nuestra Tierra penetró en una zona gélida donde había grandes témpanos de hielo flotando, y la fuerza magnética de este cuerpo ígneo atrae en su superficie toneladas de hielo flotante, y se suscita en el espacio un apocalíptico encuentro entre dos potencias totalmente opuestas, una a miles de grados de calor y otra a miles de grados bajo cero, al encontrarse estas dos potencias se produce un terrible crujido como de un infernal monstruo herido que casi  cimbró los cimientos del sistema.

            Se comenzaron a producir grandes cantidades de vapor que envolvía a la masa ígnea y caía en su superficie en forma de lluvia; el crujir de nuestra Tierra era terrible, cuando la Tierra vuelve a su distancia original del sol, vuelve en forma de nube, en cuyo interior se están suscitando las primeras lluvias torrenciales que  van a dar origen a los mares.  El maya dijo: Así se creó el agua en la Tierra.

            Pero esta agua que acaba de nacer en nuestra tierra no es común, tiene una cualidad especial, es evolutiva; los otros planetas tuvieron aguas en involución, por eso se acabaron y los planetas se hicieron áridos, muertos, sin vida.

            El día en que nuestros mares involucionen, en menos de dos mil años la Tierra solo será un fósil muerto en el firmamento. Mientras nuestros mares evolucionen, la vida en el planeta está garantizada.

            Los dioses arquitectos de la creación se están dando cuenta de esta cualidad evolutiva del mar terrenal, como dioses también saben hasta donde puede la Tierra llegar con un don de esta naturaleza en su mar. Por esa razón, así como el turista desea venir a nuestras playas en Acapulco a comprarse una residencia para gozar  de nuestros mares, así los dioses intentan bajar a la Tierra para hacer de ella un lugar de preferencia espiritual, pues el agua para los dioses tiene su importancia oculta, que no percibe nuestro entendimiento humano. Debemos recordar a uno de esos dioses que bajó a la Tierra y dijo esto: Todo aquel que no renaciera en el agua no será digno de entrar en la casa de mi padre, refiriéndose al bautizo por medio del agua.

            Pues bien, nuestra pequeña Tierra acaba de nacer, es como un bebito gateando por los cielos; es diez veces más pequeña que su tamaño actual, constituida por un solo continente, su pequeño mar  como un gran lago que solo ocupa una tercera parte del planeta. En estas condiciones de pequeñez llegaron de lo alto los dioses con un solo propósito, poblar la Tierra. Bajaron en un lugar que ellos llamaron “Bórea” en lenguaje angélico quiere decir lugar o Tierra de dioses. Se identificaron como los Elohin, los Sephirot, y los Nefilin. Todos con un propósito, poblar la Tierra.

            Aquí es donde como dioses, con los poderes que ellos manejan, crearon la ya mencionada semilla de sangre y genes para darle principio a su obra creadora en la Tierra, relato que ya se hizo en paginas anteriores.

            Bien, ya tenemos al hombre en la Tierra. En estos  momentos es un santo, no conoce la muerte, las enfermedades, la vejez, tiene vida eterna igual que los dioses que lo crearon; pero hay una diferencia entre los dioses y el hombre, estos dioses saben que el hombre es material, de carne y hueso y la materia es el cable conductor de la contaminación, donde reside el pecado.

            ¿Pero que es en realidad el pecado?

            Toda vibración es dual, y sus dos expresiones están juntas. Funcionan de dos en dos sin separarse, yin y yang, positivo y negativo. La misma mente funciona en aspecto dual. Cuando se suscita una separación o distanciamiento, ni Yin, ni Yang funcionan bien, y aquí es donde se distorsiona la armonía del acto y el movimiento universal, como consecuencia la misma mente no obedece, desobedece, igual que una computadora dañada; esta desobediencia por defectos de Yin y Yang, por su distanciamiento, distorsiona la sincronía universal, el factor pensamiento se enaltece, se acelera y aparece la soberbia; esa mentalidad incorpórea está enferma y contaminada; en la contaminación reside lo que llamamos pecado, que es el acto fuera de sincronía.

            En la creación del universo, hubo mentes que se hallaban contaminadas en esta forma,  eran los arquitectos encargados de diseñar los cuerpos a crear, Por la soberbia que  surgía en su vibrar, se olvidaron del don con que fueron hechos en los espacios ignotos, se creyeron absolutos; esto es contaminación, por la cual no pueden ejercer las actos para los cuales fueron creados. Estos pensamientos incorpóreos son los  llamados ángeles corruptos.

            La corrupción consiste en que auto ejercen propósitos de convencimiento masivo para tener adeptos, haciéndose así una especie de líderes, se hicieron de miles de ellos, crearon una guerra, que se llamó la guerra de los dioses. Espíritus de rebelión contra espíritus de bendición.

            Los espíritus de rebelión usaron fuego y poder para amedrentar a los de bendición. Todos los confines de los cielos ardían como olas de mar incontenibles, dejando a su paso desolación, destrucción y maldición.

            Los de rebelión son incontenibles, con su fuerza creadora hacen de la nada horribles monstruos que son dragones de fuego, volaban a diestra y siniestra, lanzando por sus fauces rayos de fuego como si fueran lanza llamas voladoras en un cielo convertido en un caos de fuego infernal. Con esto los de la rebelión tratan de apoderarse de los cielos para imponer su ley.

            En otro extremo de la contienda celeste se deja ver legiones de ángeles y arcángeles, esgrimiendo en la diestra la espada simbólica del poder divino que contrarresta el ataque de la rebelión masiva de los hijos del mal.

            Los arcángeles son recibidos con un furioso ataque ígneo, pero ellos traen la espada simbólica del poder, que los hace invulnerables a las llamas, suscitándose en aquella contienda celeste un terrible choque de potencias. El mal contra el bien.

            Los arcángeles, muy hermosos, son miles de legiones, envuelven con sus espadas a los espíritus del mal, los fracturan en secciones que se convierten en horribles reptiles, en un acto de pujanza y poder son disparados por la espada del poder al mundo ya creado y se incrustan en esos mundos, aprisionados allí por siempre jamás.

            Estos mundos son como un exilio para esos horribles seres vencidos, en su tétrica forma de reptiles, un día fueron divinos arquitectos de la creación universal.

            Hoy son parte de la materia de los planetas donde reina la oscuridad eterna como prisión de todos los tiempos para todos ellos, que vienen siendo lo que hoy llamamos ángeles caídos.

            Por eso cada mundo o planeta es como dijimos, exilio de estos dioses del mal, hay un arcángel, custodio con espada de poder en dicho planeta como si fuera una penitenciaria; si alguno de ellos intentara evadirse, el arcángel con solo levantar la espada del poder, el recluso emite un alarido de muerte, y se incrusta nuevamente en los acantilados.

            Nuestra Tierra es uno de esos mundos exilio de espíritus caídos, el arcángel que custodia nuestra Tierra es el arcángel Rafael, bello, hermoso como  todos ellos.

            Uno de estos espíritus del mal es el que se personificó ante Eva cuando ella se hallaba en estado de santidad en los jardines del Edén acompañando a su Adán, santo también; el espíritu maligno toma a la mujer para fecundarla, pero la santa mujer no sabe lo que es el acto de  fecundación, que era la emoción prohibida.

            Como resultado de esta violación imperdonable ocurre la pérdida de la santidad divina en Adán y Eva, pierden la juventud, conocen la vejez, al final adquieren la muerte.

            Cuando nace en Eva el hijo del mal, lo nombraron Caín, que en lenguaje angélico quiere decir “el caído.” Como hijo de la maldición es grotesco, tiene  cara de serpiente, garras como de águila, es un monstruo en los brazos de Eva; se agrede a sí mismo y a su madre, al grado que en él no se conoció el amor filial; miedo le tenían tanto Adán como Eva.

            Es el demonio viviente entre los hombres, pues de su estirpe va a venir toda la maldad del mundo, como ocurre hasta nuestros días.

            Bien, a partir de este hecho tanto Eva como Adán empiezan a practicar el acto sexual que,  como vimos, era la emoción prohibida, pero de ella tiene principio la humanidad.

            La descendencia de Adán fue incontable al multiplicarse, y se hacen pueblos de donde se forma la raza Atlante, considerada como los hijos de los dioses; como tal heredaron los poderes divinos de los Elohin; por esta razón los atlantes manejaron poderes para nosotros sobrenaturales, fue una raza de gigantes.

            Mientras se genera la raza atlante, Caín el caído lleva mil años vagando en el desierto desde que le dio muerte a su hermano Abel; se encuentra con una comunidad de pastores descendientes de Adán, allí encuentra esposa de los que vienen siendo sus propios hermanos. Con esto Caín comienza a generar familia, y de su descendencia salen generales, guerreros, malos, sádicos, reyes tiranos, gobernantes que subyugan a pueblos débiles; son los que acabaron con los humildes pastores de donde vino la esposa de Caín, para arrebatarles sus rebaños.

            La descendencia maldita de este hijo del mal se esparció por todo el mundo, regando en todos los rincones de la Tierra su nefasto principio demoniaco que contaminó a toda la humanidad hasta nuestros días.

            Cuando esta raza maldita hace contacto con los hijos de los dioses que son los Atlantes, estos se hallaban en un estado más puro y limpio ante la raza Cainesca. Cuando estos intentaron hacerles la guerra, usaron su poderío divino con que fueron dotados por los Elohin creadores de la humanidad en el mundo.

            Los Cainescos son de poca estatura ante los gigantescos atlantes. ¿Que armamentos bélicos tenían estas hordas cainescas? Ninguna, el pleito es cuerpo a cuerpo con palos y macanas, pues no se conocía ni la onda, ni mucho menos la flecha. El arma más mortal que tenían lo cainescos era el fuego, arma que se usó en las contiendas celestiales de la cual son originarios, si tomamos en cuenta que el padre de Caín es un tétrico demonio que dejó sus genes de maldición en la sagrada vagina de Eva, la santa del Edén, de la cual nace Caín el hijo del demonio en la Tierra de los hombres.

            Estas hordas hijos del demonio quemaban todo cuanto encontraban a su paso, prendieron fuego al Palacio de Hur, el primer rey de la Atlántida y huían de los Atlantes en desbandada como bestias desperdigadas. Los sacerdotes iniciados  de los Atlantes montados en balsas por mar les dieron alcance a los hijos del demonio y bajaron a tierra copándolos. Balméc, el más alto iniciado sacerdotal Atlante, lanzó su conjuro:

            Hijos del mal provenientes del otro extremo de la Tierra: por haber quemado la casa sagrada de Hur nuestro Rey, os conjuro a todos ustedes que sean en este momento serpientes venenosas, aniden en el desierto y nunca encuentren el camino a su origen. El sol generador del fuego en los desiertos será por siempre su alimento; en nombre del séquito que me sigue, malditos sean por siempre. Yo Balméc el Atlante.

            Con este conjuro emitido todas las hordas del mal una por una fueron tomando la forma de reptil; como por acto de magia se arrastraban en la arena del desierto huyendo de su presencia. Estas serpientes malditas no se parecían a otras; tenían una característica especial que las distinguía de los otros reptiles; hoy son conocidas como las cobras de la India, son la maldición de Balméc el Atlante.

            Al pasar el tiempo, los monarcas de la Tierra provenientes de la línea de Caín habían invadido el mundo, todos los monarcas subyugaban la Tierra con  esclavitud,  tiranía,  trabajos forzados hasta la muerte; el poderío de estos hijos del mal acabó por contaminar a los invencibles atlantes. Dejándose influenciar por esos hijos del mal que les hacían creer que los poderes que ellos tienen son de procedencia no sana, de raíces mágicas, que ellos, los atlantes, son indignos de pertenecer a una corte monárquica de la Tierra donde se exige alto linaje y aprobación de Dios. Por estos requisitos que los atlantes no reúnen según ellos los de Caín, fue que quemaron el palacio de Hur ,Rey de los atlantes.

            Por las diferencias que existen entre los hijos del mal e hijos de dios, los Elohin saben el resultado que va a tener en la tierra de los hombres esta influencia entre los hijos de los dioses, como ellos les llaman a los Atlantes.

            Por esto los Elohin deciden borrar todo en la Tierra y dejarla sola tal como ellos la encontraron cuando bajaron para poblarla, para esto piensan hundir todo en el fondo del mar. Este es el motivo del Diluvio Universal, se va a gestar en la pequeña Tierra recién nacida, pues se dijo que su tamaño es diez veces más pequeño que su tamaño actual.

            Para esto los dioses van a provocar un desbordamiento evolutivo en el pequeño mar que posee la Tierra. Aquí es donde los Elohin van a procurar al justo de Noé en su comunidad, para hacerle saber lo que está por acontecer por la maldad que se ha apoderado de los hombres de dios; siendo Noé uno de sus preferidos, vienen a decirle cómo salvarse para que no perezcan en el mandamiento del final.

            Los Elohin son acompañados por cuatro avatares, a saber: Ely, Odina, Anfión y Adamú. Los cuatro platicaron con Noé el justo, haciéndole saber al gran patriarca que es  por designio de Dios que él debe continuar la humanidad cuando todo se haya acabado. Estos avatares no son solo iniciados. Son ángeles encarnados en la Tierra igual que los Elohin. Todos ellos le plantearon al buen patriarca como construir la santa casa de salvación, ayudaron a Noé a construir  dicha casa dándole formas, diseños, medidas y todo lo necesario.  ¿Como fue la ayuda que los avatares prestaron a Noé? Cuando Noé y su familia tumbaban los arboles que iban a servir para la obra, éstos al amanecer están ya aserrados en tablones listos para su ensamblaje. Esta es la obra divina de los avatares respecto a lo que conocemos como el arca de Noé.

            Ondina, la mujer avatar se une a las hijas de Noé, es la que dirige a las mujeres para la recolección de cierta planta de donde sacar la resina que servirá para calafatear la gran nave de salvación. El arca esta ya terminada, los avatares indican al gran patriarca que es la hora de tomar posesión de la sagrada nave porque el cataclismo va a comenzar; ellos van a sellar el arca, que solo se abrirá cuando Noé reciba la señal que un ave le dará en el firmamento después que todo haya pasado.

            Sellada el arca, los dioses se alejan del lugar en forma extraña; el oriente se torna amenazante, señal de una terrible tempestad, el sol quedo totalmente opacado cuando del firmamento surge un rayo estruendoso que le dio a la pequeña Tierra una vuelta entera.

            El mar comenzaba a crujir, sus olas en forma impresionante se elevaban a alturas jamás vistas, tanto que las nubes que circundaban a la Tierra son alcanzadas por las olas;  entre esas nubes las olas se multiplicaban regresando a la Tierra, no en forma de lluvia sino en forma de cascadas o cataratas, aguas que no se sabía de donde proceden, como si el cielo entero fuera un desorbitante manantial.

            Todo esto se suscita dentro de lo más tétrico de la oscuridad, pues nunca se ha podido saber cuánto tiempo duró este cataclismo pluvial.

            Se sabe por profetas que los dioses dijeron esto: Provocaremos una evolución desbordante de las aguas sin control y sin medida hasta que los cielos y las aguas se confundan y no haya quietud ni orden ni en la Tierra ni en el cielo.

            Aquellos que fueron los hijos de los dioses y los hijos del mal, sean cubiertos por los mares, las aguas nos responderán de esto cuando la Tierra llegue a su final. Que el candado secreto de los mares no sea violado y oculten siempre todo lo que fue la humanidad primigenia, creación de dioses: los atlantes, y la creación del demonio que fueron los Cainesco; todos juntos yacen en el fondo del mar para siempre jamás.

El Diluvio Universal ha terminado, las aguas aumentaron el volumen de la tierra a diez tantos o más su tamaño original, el arca de Noé esta flotando sin rumbo, las aguas no se sabe en donde empiezan ni donde acaban, no hay islas ni islotes, no hay continente: todo es mar. Lo que fue la Atlántida, Lemúrida y Bórea hoy es un pequeño núcleo ubicado en el centro de las aguas. Mucho tiempo estuvo navegando Noé sin saber a dónde va; la Biblia nos dice que cuarenta días y sus noches estuvo lloviendo; pero para producir tanta agua como la que tiene nuestro mar, adquirida con gotas de lluvia, resulta  poco cuarenta días y sus noches.

            Pero estando la pequeña Tierra como núcleo del poderoso mar, llega el momento en el que la precisión del mar resquebraja el pequeño núcleo, y la fuerza centrifuga del agua dispara los fragmentos en la superficie; y la Atlántida, Lemúrida y Bórea, salen en forma de islas e islotes o continentes; por esta razón en  cualquier isla o continente se encuentran vestigios de ellas. Aquí en América se han encontrado vestigios de la Lemúrida en el mar Pacifico.

            Bien; cuando Noé se hallaba navegando sin rumbo fijo, fue cargado por un continente que estaba saliendo a la superficie, su arca fue elevada a la cima más alta del mundo; esta cima hoy en día la conocemos como el monte Hararat; allí reposa el arca de Noé hasta nuestros días.

La Biblia nos dice que cuando las aguas bajaron, el arca se hallaba varada a la altura hasta donde las aguas llegaron.

            Pero las aguas nunca han bajado, han estado subiendo o aumentando por su ley de evolución. Lo que pasó es que cuando el continente iba subiendo se iba llevando en su cima dicha arca para ubicarla en lo más alto de sus picachos; si alguien lo observara parecería que el mar ha bajado, pero no es así, es el continente entero el que se va llevando arriba el arca de Noé. Se puede hacer un experimento: en una tina más o menos grande, pongamos un corcho que represente el continente y  algo que lo detenga, ahora pongamos una barquilla de papel que represente el Arca de Noé. Vamos llenando poco a poco el agua, veremos cómo la barquilla de papel va subiendo; son las aguas del diluvio creciendo diez tantos  más de su tamaño normal para tener el tamaño que hoy tiene. Ahora liberemos el corcho que está representando el resquebrajamiento de la Atlántida en el fondo del mar, vernos como el corcho al subir se va llevando la barquilla sobre su parte más elevada, que es el monte Ahrarat, donde reposa el arca hasta hoy.

            Cuando Noé navegaba sin rumbo fijo no existía el tiempo ni la distancia; cuando aparecieron  continentes e islas entonces se diría: tanto tiempo me llevó llegar a tal o cual isla, pero todo depende más bien de la velocidad con que te desplaces en el agua. Hay que tener en cuenta que al principio los continentes tenían cierto desplazamiento, no estaban firmes, por eso las distancias variaban. Al pasar el tiempo, las corrientes materiales que se mueven en el mar crean a su paso algo que podríamos llamar estalactitas y estalagmitas como las que se forman en las grutas, solo que éstas son mucho más grandes; al crearse este tipo de sarro los continentes se amarran, se unen, se termina el problema de los desplazamientos continentales, tomando así mas solidez nuestro planeta.

            El enemigo más grande de la Tierra es el hombre, viene siendo como un virus cancerígeno  difícil de destruir, pero él vive para destruir la Tierra ¿Cómo? ¡Veamos!

            Si en la noche volamos en un jet a considerable altura, igual que en el cielo vemos en la Tierra manchones de luz que es la luz del hombre, para iluminar sus casas y  ciudades. Para construir eso el hombre necesita madera,  acude a los bosques a talar árboles milenarios que necesitaron cientos de años para crecer; el hombre los derriba para hacerlo tablas, no para su necesidad sino para su comercio; así obtienen ganancias inmedibles, acabando así con toda la selva del planeta, sin importarle un comino todo el daño que ocasiona con ello. Lo mismo hace con el aire, con el mar, con el petróleo que es como la sangre de la Tierra. Por eso los manchones de Luz para la Tierra vienen siendo como roñas de sarna provocadas por el hombre, como si éste fuera un virus cancerígeno.

            Todos los bosques que fueron talados sin consideración, se convirtieron en eternos valles de arbustos, no han podido recobrar su jerarquía selvática, esto se llama muerte ecológica causada por el hombre.

            Esta es la nueva humanidad generada por Noé; como vemos, también son alcanzados por la maldad Cainesca que viene del pecado demoniaco, crecerá en su tamaño y capacidad hasta provocar una tercera depuración como el diluvio, o como Sodoma y Gomorra. ¿Qué crees, lector, que va a suceder?  Veamos.

            Registran los profetas que cuando el momento haya llegado, las armas bélicas del hombre, producidas por mentalidades demoniacas, alcanzaran una técnica tan sofisticada que escapará al manejo del ser humano y será manejado por entidades que en su momento tomarán la rienda de dichos artefactos, para dar principio a la gran conflagración final del tiempo de los tiempos en la Tierra de los hombres.

            Esta gran contienda final librada en  los cielos por los no humanos, por que el hombre solo será un pretexto, romperá el silencio de los espacios en todos los ámbitos celestiales. Entre la ciencia del hombre y el poder del demonio habrá un pacto. El hombre dará el arma sofisticada y el espíritu del mal le imprimirá su poder mágico. Sin esta magia el arma es nula, no puede participar en la contienda. Este será el pacto entre el hombre y el demonio; cuando eso ocurra, decir hombre será decir demonio y viceversa, el pacto los hará dos en uno.

            El demonio que ha de realizar este pacto nacerá con todas las características de un hombre súper dotado, hablará todos los idiomas del mundo, dominará a toda la humanidad, su ley se hará mundial. Pero tiene otra característica, no podrá tener descendencia. Su identidad es la “HYM”.  Su raíz genética data de la época de los magos negros que asolaron esa época, convirtiendo en bestias a sus enemigos.

            Este tipo de sabios de la magia del pasado tendrá en el futuro la oportunidad de tomar materia y reencarnar para tomar parte en el sequito del “HYM” serán los soldados de la gran contienda final, mitad hombre y mitad demonio, ellos también no conocerán descendencia; recordemos que antes de que ellos fueran demonios provocaron en los cielos la guerra de los dioses, e irán a provocar la guerra de los demonios, será la guerra final de los dioses exiliados que son precisamente ellos, en esta guerra no intervendrán ángeles divinos, es guerra de demonios secundados por humanos que vienen siendo la humanidad Cainesca.

            Vimos cómo fueron destruidas las Torres Gemelas de Nueva York por sencillos aviones de pasajeros; pues lo mismo puede suceder con los cohetes de naves espaciales utilizados como arma en la contienda infernal de tiempo de los tiempos, como si  fuera también un terrorismo a alta escala. No olvidemos que la base fundamental de un cohete espacial es el fuego, y el fuego es el arma original de los demonios desde la guerra de los dioses,  es propiedad de ellos sin límites. Lo que quiero que se entienda, es que si naces con espíritu demoniaco, tu arma es el fuego, no la bala ni la flecha. Esta arma bélica del futuro no se conoce todavía, es terriblemente increíble, estará vinculada con lo que la Biblia menciona como el Armagedón; son siete las naciones que la van a poseer, cada nación le imprimirá su propia técnica según su capacidad científica. Pero en cada una de ellas estará la firma demoniaca que es la magia.

            El efecto de esta arma envolverá a todo el planeta, las siete naciones por decisión unánime pondrán este artefacto en manos del “HYM”. Este, por su voracidad, comerciará con ello entre las siete naciones, hecho que va a provocar una discrepancia global; será como una bomba de tiempo entre los siete países. Cuando esto suceda, los aparatos de televisión, los satélites habrán evolucionado tanto que serán una verdadera maravilla de la ciencia, y tendrán un papel muy importante en el desarrollo de esta contienda final; nunca ser alguno ha tenido la dicha de poder observar en los cielos ignotos lo que acontecerá fuera de nuestra Tierra, sentado  tranquilo frente a su televisor.

Se preguntará entonces:  ¿será que estoy viendo esto en vivo?  ¿O es que estoy viendo un video de Julio Verne?  Pero el hombre, incrédulo, sale de su escondite y ve en la calle un reguero de cadáveres de hombres que fueron alcanzados por la mortal onda de las armas en fusión en esa interminable batalla apocalíptica, mas allá de nuestra estratósfera, cuyos contendientes son seres del mal disputándose la Tierra y todo lo que la habita.

            Aquí el hombre reacciona y dice: “¡Maldición! ¡Para estas armas que nosotros inventamos y que nada ni nadie pueden detener, trabajamos nosotros los sabios de la Tierra! Bien sabemos los resultados que va a tener esta mortal reacción química, será el reverso de las leyes cabalísticas que solo un dios podría detener.  ¡Dios de los cielos, líbranos de este terrible pecado cometido por nosotros los hombres, al desencadenar en nuestra Tierra las fuerzas del mal!”

            Hasta aquí el pecado…

            En la Tierra de los hombres el tiempo ha pasado, en su superficie solo hay desolación y olvido; se acabaron las hermosas bestias de los campos y los llanos, solo revolotean monstruos que el hombre jamás conoció, las cobras serpientes de la maldición de Balmec el Atlante, adquirieron alas y colmillos de león, se ven por doquier cuadrúpedos con pieles asquerosas y mil formas aberrantes de seres tan monstruosos que no debieran  existir. Esto es la involución de la vida, pues hasta el ser humano es alcanzado por este terrible retroceso físico, sufriendo un deterioro corporal jamás imaginado.

            Por ejemplo, los hombres que toman parte de la contienda en los altos cielos de la Tierra regresan a ella transformados en asquerosos sapos, con cara de perro pero con la mente todavía lucida, se dan cuenta de su desgracia porque en sus ojos hay reflejos de arrepentimiento y dolor, tienen el tamaño de una cabra, se revuelcan en pantanos de lodo pestilente, se sabe que son ellos, porque llevan en el pecho la insignia del mal ,“HYM”.

            De lo que un día fueron hermosos bosques solo quedan árboles secos con movimiento y locomoción, caminando como si tuvieran vida, son arboles carnívoros, se alimentan de hombres sapo que aprisionan en los pantanos de lodo pestilente.

            Por esta transformación  de la superficie de nuestra tierra tan dantesca y aberrante, se diría que es la antesala del averno, donde el ser humano no tiene cabida, los que aún quedan lloran su personal amargura ante tal metamorfosis.

            Es aquí donde se suscita el llamado llanto de los llantos y el crujir de dientes, tantas veces mencionado en la Santa Biblia de los hombres de la Tierra.

            Toda esta transformación inexplicable es la fuerza de la magia demoniaca en un acto de conjuro entre hombre y demonio al crearse el Armagedón.

            El HYM, en el concepto ocultista místico prohibido, significa Arma y muerte. Armagedón en el concepto de alta iniciación significa arma y muerte final.

            Ambos son la misma cosa, la diferencia radica en que el HYM es identificación satánica, y el Armagedón es identificación de los antiguos profetas del pasado, de donde se extrae para ser aceptado en los libros bíblicos que hoy conocemos.

            Mucho antes de que el hombre pusiera los pies sobre la Tierra, ésta ya se hallaba habitada por animales de todo tipo, pero estos animales no son producto de la creación cósmica como el hombre. Es producto de la fuerza creativa de la Tierra, son los verdaderos Terrícolas, pues nosotros los hombres somos mitad terrícolas y mitad cósmicos.

            Nuestra parte cósmica es de concepto espiritual, es la que nos eleva a la dimensión pensante, nos sincroniza y ajusta a las huellas espectrales que laten en el éter según los mayas, y uqe viene siendo los llamados Archivos Akáshicos. Podríamos llamarlos la universidad del cosmos, donde se encuentran los depósitos sagrados de la historia cósmica, solo los grandes iniciados pueden tener acceso a sus divinos registros.

            Cada era que pasa es una página más de la historia de nuestro planeta. Todas las cosas que acontecen en el mundo el hombre podrá olvidar, pero en las huellas espectrales que laten en el éter quedan grabadas por siempre; algún día el hombre tendrá que responder ante la Divina Majestad del que todo lo creo; los ángeles y arcángeles, que un día fueron dioses también, responderán también a este llamado; al igual que los hombres, también fueron creados, y a cada quien le dieron su misión, que es la razón de su existir ante su creador.

            Nosotros los hombres solo nos damos cuenta de las cosas que suceden en nuestro mundo material, el mundo no material ni siquiera sabemos que existe, y allí se suscitan los grandes hechos que van a repercutir en nuestro mundo tangible.

            Los mundos no tangibles vibran en una secuencia muy elevada y cuando esa secuencia sutil envuelve a un mundo tangible como la Tierra, se suscitan en ésta cambios de secuencia mental del hombre tal que tenderá a tener más fácil acceso a los llamados archivos akashicos o huellas espectrales del maya; entonces en nuestra Tierra nos llegarán más conocimientos de la villa cósmica que por siempre le ha estado vedado al ser humano.

            Por eso, cuando alguien con mentalidad en sincronía está viendo dentro de un mar de elevada secuencia  de un mundo intangible que envuelve a nuestro mundo, por esa sincronía viaja mentalmente hacia lo desconocido, entra libremente en los archivos sagrados donde es nutrido del conocimiento divino; esos son los que llamamos profetas que no siempre se dan.

            Un profeta, al recibir los conocimientos archivados, adquiere luz trascendental, se le desarrolla la videncia y puede ver lo que pasa con maravillosa exactitud, y hablar de ello con seguridad.

            En el pasado, cuando no aparecían profetas, eran los ángeles quienes bajaban a la Tierra a dar los mensajes sagrados; esos mensajeros se fijaron en las hijas de los hombres, acabaron por tomarlas y fecundarlas. Este acto  trae como consecuencia la creación de una raza especial vinculada con lo etéreo, y de ella se generaron hombres escogidos como Elías, Eliseo, Moisés, Cristo, etc. Todos vienen de esta línea de seres angelicales, y desarrollaron una misión elevada en la Tierra, dejando un muy elevado recuerdo místico  en los pueblos hasta nuestros días

            Bien, volvamos con los hombres del Armagedón. Recordemos cómo ha quedado nuestra Tierra en su proceso retroactivo de la vida, todo nefasto, aberrante, entre lamentos y dolor, sin reposo en el espíritu y  el alma, las bestias infernales asquerosas se comen entre si, la Tierra en este estado no puede ser estrado de los pies de seres angelicales, pues se ha convertido en un aposento del averno.

            Donde quiera que pusieras los pies, verías miles de serpientes venenosas de aspecto jamás visto por el hombre, mares enteros de sabandijas desconocidas en los desiertos, que se mueven como las olas del mar, sin calma ni reposo. Todo este asqueroso producto de  la gran contienda final en los altos cielos de la Tierra, son, la maldita estirpe genética del hijo del demonio producido por el mismo demonio que es el Armagedón.

            Recordemos el hijo del demonio Caín el Caído, pues toda esta escoria viviente es su última descendencia. La eterna noche de los tiempos de maldición ha caído sobre la Tierra de los hombres, todo es oscuridad, dolor y lamento por todos los confines del mundo.

            Hombre, ciencia, demonio, magia y poder serán exterminados. ¿Cómo será este exterminio por venir?  

 

(Continúa en la II Parte, incluida en el próximo mensaje)

Nota:
El Contenido Completo ( imágenes, citas, entre otros) se encuentran  disponible en formato PDF.
Por Favor Descargue el archivo si desea el contenido extendido.

[wpdm_file id=17]

Anexos:

Los Mayaab 01 por Maestro Luis M. Balandran

Los 20 Nawales en diferentes lenguas

ESTRELLA DEL DÍA Y NAWALES O ANIMALES

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Suscribite para recibir nuevos artículos

 

Loading