AMASENDA
VOZ DE AMERIKUA DESDE AMAZONAS-ANDES
Boletín Semanal # 22

De la Mancomunidad de la América India Solar (M.A.I.S.)
Apreciados Amigos Espirituales, ¡PASH… IN LAK´EH…!


Estoy concluyendo mi participación en la difusión de enseñanzas que apoyan el surgimiento de la visión de la futura civilización de Paz y del Saber en las nuevas generaciones. Generaciones que traen el espíritu acuariano en su código genético al haber nacido dentro de la Edad Acuariana, cada vez con más énfasis. Juventud que merece estar a la cabeza en la búsqueda de las rutas hacia la futura civilización de verdadera paz, cultura del ser, salud integral, bienestar y espiritualidad.

Demos paso a la generación de relevo, jóvenes aspirantes a la sabiduría perenne, esa herencia que les pertenece. Grupos formados por solo personas mayores, que no le dan su lugar a ellos, están bloqueando el progreso de la implantación Iniciática para el futuro, grupos que van decreciendo y feneciendo por falta del entusiasmo de la sangre nueva, limpia, libre de historias.

Al respecto felicito a nuestra Hermandad en Trujillo y Piura, Perú, por estar constituida por gente joven, que espontáneamente se han puesto al frente dirigiendo nuestras actividades. El M.S. Maestre S.R.F. y el Hermano Mayor, S. Maestre J.M.E. me nombraron Secretario General de la G.F.U. en 1951, cuando tenía apenas un año asistiendo en Caracas al Movimiento, y 21 años de edad. Gran ejemplo de confianza en jóvenes impregnados del ideal y participando en esa Misión universal, ejemplo que me siento llamado a transmitir.

Confiemos en la juventud, que administren nuestros Trabajos, y los mayores dándoles orientaciones y apoyo gracias a su experiencia, disciplina y madurez espiritual.

A los 91 de edad y 71 siguiendo el Sendero del Discipulado, entregada mi vida al Servicio de la Orden, inicio otra etapa Iniciática propia de mi condición, en un plano más reservado, en retiro, alejado de faenas públicas y grupales. Sin por ello dejar de contribuir a la gran Obra de Reeducación en cuanto me corresponda. Apoyando a todos espiritualmente. Agradezco a la hermandad acuariana su apoyo que a través de 71 años he recibido en el cumplimiento de mis deberes y tareas misionales, que igualmente recibí de nuestros Maestres al confiarme Grados y cargos de responsabilidad. Llevo la felicidad de ver que el Mensaje y la Obra del Maestre Avatar S.R.F. se cumple en la gran familia humana, cada vez con más vigor, demostrando la Verdad Universal que ha transmitido a la sociedad.

PASH… AL LAK´EN… Vuestro Hermano y Servidor, D. Días Porta
Desde Los Andes Norte, a 15º Cangrejo, Año 74 en Acuarius

1)… … Es la “vejez del mundo” y con su fin se reiniciará un nuevo ciclo con una nueva humanidad donde reine el orden: “…Cuando todas estas cosas ocurran, ¡oh Asclepio!, entonces aquel Señor y Padre, el Dios, Tododeroso y Gobernador… resistirá al desorden y a la general corrupción, corregirá los errores, consumirá la entera maldad ahogándola en diluvio o consumiéndola por fuego o destruyéndola con epidemias pestilentes dispersas por diferentes lugares de la tierra, para devolver al mundo su antiguo rostro, para que vuelva a ser adorable y admirable…”

2)… … El poder del silencio ha sido señalado por todas las corrientes de enseñanza espiritual. Hay dos tipos de silencio, el físico o de los prudentes como lo llamaba Pitágoras y el silencio de los sabios, el interior que consiste en la cesación de toda actividad mental. Practicando el silencio mental en el nivel donde nos encontremos, abriremos la puerta de acceso a planos superiores y al “conocimiento silencioso” De ahí el axioma según el cual “la forma más elevada de pensamiento es no pensar”. Cultivar el silencio es algo indispensable para acceder al nivel de la Mente Creadora.

Permaneciendo en silencio observemos nuestra propia actividad mental. Supone no reaccionar ante lo observado, eliminar los juicios internos y las actitudes de condena o rechazo así como de justificación o aprobación. Es la vía de la comprensión. Sólo manteniendo silencio ante todo lo que vamos captando podremos penetrar en el sentido profundo y llegar a comprender y comprendernos. Lo anterior nos lleva al silencio como cesación de actividad mental. Estado de meditación profunda o de “vacuidad” como lo llama el Tao Te King. En este estado no existe ningún movimiento mental, cesan los pensamientos y proyecciones mentales no por represión, sino porque la mente se aquieta y apacigua de forma natural. El estado de silencio profundo es el ámbito de creación consciente.


“… Cada una de las cosas que te he mostrado fueron simples ardides para convencerte de que en los seres humanos hay algo más de lo que parece a simple vista. No necesitamos que nadie nos enseñe brujería, porque en realidad no hay nada que enseñar. Lo que necesitamos es un maestro que nos convenza de que existe un poder incalculable al alcance de la mano. ¡Una verdadera paradoja! Cada guerrero que emprende el camino del conocimiento cree, tarde o temprano, que está aprendiendo brujería, y lo que está haciendo es dejarse convencer de que existe un poder escondido dentro de su ser y que puede alcanzarlo.” (“El Conocimiento Silencioso” por Carlos Castañeda, citando en la Introducción a su maestro don Juan Matus. El criterio de ‘brujería’ de don Juan es muy diferente a la creencia popular, se parece más bien a la Magia o Magisterio; afirma él: “La brujería es el uso especializado de la energía. Desde el punto de vista del hombre común es una idiotez o un insondable misterio que está fuera de nuestro alcance, porque carece de la energía necesaria para tratar con ese trabajo. … Lo que estás aprendiendo es a ahorrar energía. Y esta energía ahorrada te dará la habilidad de manejar los campos de energía que por ahora te son inaccesibles…” (de la Introducción).


La tribu Shawnee regresó a su hogar en Serpent Mound en el día más largo del año.

El solsticio de verano, el 20 de junio, el día más largo del año, marca la primera vez que la tribu Shawnee ha regresado oficialmente al Serpent Mound ubicado en Ohio, EEUU para presentar su historia y conexión con este lugar que llamaron hogar hace tantos años.

Aunque ciertamente fueron los antepasados del pueblo Shawnee quienes construyeron el magnífico montículo en forma de serpiente, la efigie de terraplén más grande del mundo, Ohio no logró involucrar a la tribu en la transmisión de su significado al público hasta ahora.
Ver el informe en: https://indiancountrytoday.com/news/shawnee-relcaim-great-serpent-mound

NUNCA OLVIDAREMOS A NUESTROS NIÑOS. TRÁGICO DESCUBRIMIENTO EN CANADÁ:
https://indiancountrytoday.com/news/we-wont-forget-the-children

IV. Los Mayas en Egipto – Los Dioses y Semidioses: Osiris y el Hermes Griego

“Thot el Atlante” Imhotep, el Maya


La historia de Europa ha sostenido siempre que Egipto fue la madre de la civilización europea. Pero ahora sabemos que colonos de la India llevaron a Egipto las primeras semillas de la civilización, y que a la India llevaron esa simiente los Mayas, llamados allí Nagas. Antiguos documentos egipcios consignan el hecho de que la primera religión, que enseñó el legendario Thot en Sais, de Egipto, fue una religión-ciencia de origen Naga, la que posteriormente mixtificaron los sacerdotes egipcios bajo el reinado del segundo faraón de la XI Dinastía, llevándola a su mayor percepción durante la XVIII. El hecho anterior es corroborado por Churchward, quien afirma: “Muchos años de estudios y algunos capaces maestros de Oriente me han compenetrado de los significados esotéricos en El Libro de los Muertos, para encontrar que hay notable conexión entre las antiguas enseñanzas de la India y de Egipto. El Alto Egipto fue colonizado inicialmente por los Nagas-Mayas, venidos de la India; y cuando su colonia Maioo (¿Maya?), se vio firmemente establecida, se extendió por otras regiones. Thot, llegado de la India, inició la primera colonia del Bajo Egipto en una segunda época, y tal colonia se llamó Sais.” Aquella misma en donde los sacerdotes egipcios informaron al griego Solón acerca de la historia y hundimiento de la Atlántida, según consta en los Diálogos de Platón. El profesor Magaloni Duarte afirma que “el maya es la lengua madre buscada por los filólogos contemporáneos,” y que se difundió por el mundo antiguo al través de la Atlántida. La de Egipto es una de las civilizaciones más antiguas del mundo conocido varios milenios antes de Cristo. Los antiguos historiadores egipcios sostenían que de Atlán (la Atlántida) fueron a Egipto sabios y arquitectos que enseñaron a ese pueblo las ciencias y las artes, y cómo labrar rocas y construir las pirámides.




Osiris en Egipto Juan Marín, en su libro Egipto de los Faraones, editado en Chile en 1955, dice textualmente: “Horus vino a integrar la triada de Abidos, de la cual saldrían la expresión perfecta del triángulo y la forma arquitectural, perfecta también, de la pirámide.” Ahora bien, Horus es el hijo de Osiris, y este recibía el nombre de Gran Atlante. De lo que fueron los arcaicos santuarios de Osiris en Egipto, podemos tener idea, observando y analizando la extraña configuración del turbador Osirión: un templo casi subterráneo rodeado de canales, una isla artificial en sí, que traducía la antigua creencia de que “la vida nació en las aguas,” ahora confirmada por la ciencia moderna, y que nos remite a la evolución de la materia, concepción preamericana de hace milenios, anterior a toda otra similar en el mundo. La isla de Osirión constituye la afirmación simbólica de que Osiris llegó desde Atlán, con las “gentes del mar”, como primer colonizador cultural enviado por los sabios de otro continente, para difundir en todas partes del mundo “el tesoro de la ciencia y de la sabiduría.”

Ya Herodoto indica claramente que Egipto fue gobernado por “dioses” que vivían entre los hombres, en los primeros tiempos de su historia. Según él, Horus, que venció a Tifón, fue el último dios que ocupó el trono de Egipto, pues a él siguieron los “semidioses o héroes” y a estos los hombres mortales.


Aparecen los Semidioses Cuando se dieron las condiciones para que el hombre pudiera actuar de nuevo sobre la Tierra, después del Diluvio o catástrofe que conmovió al mundo entero, y que coincide con la desaparición de la Atlántida, se asistió a la aparición de semidioses o héroes, según afirma Andrew Thomas. Dionisios, descendiente de Poseidón, el de la Atlántida, recorrió el mundo entero enseñando la agricultura y la moral a los pueblos primitivos. El papiro de Turín afirma que el establecimiento en Egipto de una dinastía de semidioses se produjo hacia el año 9850 a. C. Jean Bailly, sabio francés del siglo XVIII suscita una oportuna cuestión en su monumental Historia de la Astronomía, cuando dice: “¿Qué son, en definitiva todos esos reinos de Devas (indios de la India) o de Peris (persas), o esos reinos de las leyendas chinas: esos Tien-Hoang o reyes de los Cielos, completamente distintos de los Ti Hpang o reyes de la Tierra y los Gin Hoang, hombres reyes, distinciones que concuerdan a la perfección con las de los griegos y egipcios en sus enumeraciones de las dinastías de dioses, semidioses y mortales?” Esas tradiciones de dioses, semidioses y héroes como gobernantes en los principios de todos los pueblos del mundo, tienen validez universal: lo mismo aconteció en el Asia antigua, como en Europa, África y América, y aún en las aisladas tierras de Oceanía y Australia. En Egipto, el Libro de los Muertos evoca a Thot en el principio de su historia, como gobernante y dios de las letras y las ciencias. Thot había nacido en un lejano país de Occidente, en una ciudad situada a orillas del mar, con dos volcanes activos en sus proximidades. Un día, algo extraordinario tuvo lugar en el país de Thot, como veremos enseguida.

Thot Civilizador. El Sol se obscureció sobre la patria de Thot y los propios dioses se sintieron atemorizados. Pero el sabio Thot les ayudó a escapar de los lugares amenazados, en dirección hacia el Oriente, a donde fueron atravesando las aguas. Todo esto nos recuerda la existencia, ubicación, características y desaparición de la Atlántida. L. Filipoff, astrónomo del observatorio de Argel, con un texto conservado en una pirámide de las dinastías egipcias V y VI, concluye que Thot debe haber llegado a Egipto “cuando el equinoccio vernal estaba en Cáncer,” es decir, hacia el año 7256 a. C. Se cuenta que el dios griego Hermes, a menudo identificado con Thot, sintió, al llegar a Egipto, tanta compasión por un pueblo que vivía sin conocer las leyes, que enseñó allí la ciencia y la religión, las artes y la música, “y después subió al cielo.” Hermes enseñó a los hombres a escribir sus pensamientos, observar las estrellas, tocar la lira, curar el cuerpo y fundir los metales. Hermes (o Mercurio, para los romanos), hijo de Zéus y Maya, (la diosa o semidiosa hindú-atlante), era el mensajero celeste de los dioses, e inculcó a los seres humanos la noción de los seres divinos o superiores. El nombre Hermes significa en griego “el Intérprete,” y se considera que el personaje era de ascendencia atlante, nieto de Atlas. Habitualmente se representaba a Hermes (o Mercurio) calzado con sandalias aladas, con un pequeño casco alado en la cabeza y en la mano un caduceo, o bastón con alas y serpientes, emblema que estuvo también en uso entre los pueblos preamericanos, y fue en manos de Hermes símbolo de su misión de emisario de las potencias celestes. Antes de abandonar la Tierra para subir de nuevo a las estrellas, Hermes legó a la humanidad sus Tablas de Esmeralda, donde constan muy raros pensamientos: “Lo que está arriba es idéntico a lo que está abajo, y lo que está abajo es idéntico a lo que está arriba para realizar las maravillas del Único.” Esto es el macrocosmos y el microcosmos en conjunción perpetua.


Hermes e Imhotep “Puesto que todas las cosas deben su existencia a la voluntad del Único, todas las cosas tienen su origen en la Cosa Única,” dijo Hermes en sus Tablas de Esmeralda, antes de que el ser humano pudiera concebir la existencia de un Supremo Dios Único. Jámblico (siglo IV) y Clemente de Alejandría (siglo II) hablan en sus escritos de los 42 libros sagrados de los sacerdotes egipcios, quienes afirmaban que fue Thot o Hermes el autor de esos rollos: 36 de ellos contenían la historia de todos los conocimientos humanos y los 6 restantes trataban de medicina y cirugía. Algunos egipcios estiman que el papiro que se conoce con el nombre de Ebers puede ser un fragmento de esos rollos perdidos. Otro importante personaje de la mitología egipcia, de ascendencia atlante, fue Imhotep, “seno del quinto Sol,” en lengua maya. Su nombre se compone en este idioma de IM-seno, HO-cinco y TEP- de tepeu: luz. Tal personaje, proyectista y edificador de la pirámide escalonada, de 6 cuerpos de Zakkara, durante el periodo del faraón Zocer (2,900 años a. C.), enseñó a los egipcios a labrar las piedras y construir pirámides. Fue el padre de la tradición iniciática del cercano Oriente y de la Europa Meridional. Era un “osírico,” portador de los conocimientos que se atribuyen a Osiris. Desde Egipto y Sumer, los osíricos han sido considerados como inspiradores de los demás grupos civilizadores que actuaron en los pueblos antiguos: órficos, eleusinos, de los que celebraban en Argos y en Focia, Acadia, Messenia, Capadocia, Sicilia y aún Roma. Osíricos que provenían de la Atlántida, como los mayas, y llevaron los primeros conocimientos a los pueblos bárbaros.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Suscribite para recibir nuevos artículos

 

Loading