MOTIVOS PARA EL PENSAMIENTO IX

Mensaje del Guardián de nuestro Ashram Inti Ayllu desde 1982, Vidal Ayala:

Regresemos a lo que fuimos, a ese mundo de la ciencia de la paz, que nos enseñaron nuestros ancestros de 50 siglos atrás, cuando tenían ese dominio de la paz. Ahora debemos seguir esos ejemplos de PAZ CIENCIA, como esos hombres que laboran en el campo para llevar la comida a los pueblos y ciudades, lo hacen con esa ciencia, nada les perturba; hasta cuando sus cosechas las quema la helada, el granizo, no pierden la calma; siempre agradecidos a la creación, porque ellos saben que el próximo año será mejor, viven muy agradecidos de todo. Por eso debemos enseñar a los pueblos y a los de la cuidad, a cultivar la ciencia de la paz; que así podamos tratar mejor a esta Pachamama bendita, que con tanta paz ciencia nos sostiene, por todo lo que le hacemos nosotros los que nos llamamos hijos de Dios. Bueno, hay mucho que desaprender para aprender de la vida. Espero que mejore la humanidad y el planeta, para el gran cambio que se nos aproxima. Que estemos unidos como los dedos de la mano. Mis saludos a todos los hermanos que siguen la línea de los grandes seres de luz. Muchas bendiciones de los dadores de vida. Les saluda abuelo Vidal desde el Inti Ayllu, Ollantaytambo, Perú, nuestro primer Ashram en Perú. (intiayllu12@gmail.com)

Los siglos de espera ya pasaron. Ahora la responsabilidad recae en nosotros los humanos, no en astros ni espíritus ni extraterrestres. Ocupemos un lugar digno en el hermoso apostolado de echar las bases éticas, espirituales y humanas de la futura civilización de paz que ya toca a las puertas. Que es la continuación de las culturas ancestrales que vivían en armonía con la naturaleza, la obra del Creador. Retornemos a lo sagrado en lo humano de una vez. No sigamos esperando milagros, el verdadero milagro es la vida ante tantos riesgos que ocurren a cada momento. La venida del Cristo Rey consiste en el reinado del espíritu crístico en todos, o casi todos, los corazones. El personaje que representa ese estado de elevación de la conciencia humana a lo divino para estos tiempos, ya vino, ya partió. Ahora, como los Apóstoles hace dos mil años, a trabajar para realizar el Mensaje de todos los tiempos en la sociedad de esta Edad del Acuarius, ya no en individuos aislados como en el pasado.

El agua del signo Acuarius no es H2O, sino el agua de la sabiduría, pues es signo de aire, no de agua. No se confundan porque entonces no se entendería el espíritu de la Edad del Aguador y la Aguadora Celestes. Evitemos distorsiones para poder actuar dentro de la línea recta que conduce a la meta propuesta por el Avatar.

En los tratados de Astrología y en Internet se puede encontrar información sobre los 4 elementos en los 12 signos del Zodíaco. Aunque la palabra Acuarius suena a agua, en este caso no se trata de un acuario o pecera, sino del “agua que calma la sed para siempre”, que evidentemente no es el agua líquida que no puede hacer eso, sino el néctar de la sabiduría divina que nos llena como nadie ni nada puede hacerlo. No pueden llenar la sed y el hambre del alma humana, solo esa agua fresca con vino cálido y ese pan de vida del Redentor, que se vuelven “carne y sangre” en nosotros: o sea, sabiduría y amor entendidos desde el ángulo de lo sagrado, no de apariencias ni erudición ni pasión ciega, que son impermanentes. Cultivemos lo perenne ante lo transitorio, podemos hacerlo porque somos perennes en espíritu, solo el cuerpo es mortal; sería inútil querer prolongar su vida unos pocos años más, tarde o temprano llega la hora de devolverlo a la tierra, y el alma a presentar cuentas para poder pasar a la otra dimensión. No se trata de vivir más sino de vivir bien, de calidad, no tanto de cantidad.


T.A-O Domingo Dias Porta – Mes Sagitario, Año LXX (11. 2017)

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Suscribite para recibir nuevos artículos

 

Loading