Colibrí 13

EL MAESTRE AVATAR ENCARNA LA VERDADERA INICIACIÓN CRÍTICA

Sat Gurú Yoga, segunda parte


El Propósito Psicológico XI, titulado: Iniciación Crística, del Maestre Avatar, el doctor Serge Raynaud de la Ferriére, abre una vía para el adecuado estudio de sus escritos, señala el Ven. Ajpok-Oolal, Domingo Días Porta. Agrega que particularmente en ese texto “El Maestre de la Ferriére da testimonio de sí de una manera sutil. El discípulo que lo entienda va por un camino seguro, ya no tiene porqué titubear, ni tiene por qué guardar una cuentita en el banco „por si acaso‟, al curarse de tonterías”. El Rector de los Colegios Iniciáticos también explica que “esas son las claves que deben buscarse, porque hay un escaso estudio y poca vivencia por parte de los discípulos de los mensajes del Maestre Avatar”. Toca también los hilos profundos de su genealogía, al señalar que “cuando sean estudiados y comprendidos sus antecedentes, precedentes a los del Maestre Sun Wun Kung, serán aclarados muchos misterios entorno al linaje que trajo el Maestre Avatar para la Nueva Era”.

En el Propósito psicológico XI, el Maestre Avatar da testimonio de su misión. Mucha gente piensa o considera al Maestre de la Ferriére sólo como un simple escritor de libros. Aunque muchos discípulos digan: ―mi Muy Sublime Maestre, Avatar de la Nueva Era, puede verse que en sus vidas no hay ningún sustento de sus palabras. A su Maestre lo tienen guardado en la biblioteca y su foto colgada en la pared. Hasta ahí llegó el Maestre Avatar con ellos. En ese Propósito psicológico, titulado: ―Iniciación Crística, el Maestre de la Ferriére define los términos de los seres superiores que han alcanzado el plano supremo de la evolución humana. Dice:

Son numerosos los seres dedicados a la búsqueda de la Verdad fuera de las grandes religiones organizadas, sin que por ello se hayan adherido a las filosofías materialistas. Entre estos se encuentran los pensadores que podemos calificar de Crísticos‘ y que, independientes o agrupados en pequeños movimientos, han aceptado los Mensajes de diversos Instructores. En lugar de limitarse a la aceptación de un Mesías han venerado a todos los Grandes Maestros venidos en diferentes épocas con una Lección para la Humanidad. Esos Crísticos‘, de nombres diversos, son los Adeptos de la Tradición Iniciática, que ofrece su enseñanza, exotéricamente‘ o esotéricamente‘, según las épocas y todo ello a través del canal de los Colegios de Sabiduría, las Escuelas de Misterios, los Santuarios de los cuales parten, en todas las Eras, esos Grandes Maestros llamados: Avatares, Budas, Cristos, etcétera. Esos Seres Superiores son los Iniciados‘ que han alcanzado el plano Supremo de la evolución humana y que han decidido permanecer en el mundo para venir en ayuda de sus hermanos menos evolucionados.

Esos Grandes Sabios son los Profetas, los Magos, los Espíritus excepcionales, sin religión particular de dogmas, que no tienen un culto especial sino un Ideal de Justicia, un postulado de todas las épocas: la inmanencia espiritual. Auténticos Místicos, han recibido títulos diversos, según la época y los lugares donde se han manifestado.

Avatar fue el nombre dado en la India a los Enviados‘ de Dios, que se han sucedido después de Vishnú en todas las grandes épocas ( avatara‘ significa descenso‘ o extracción‘, y por extensión será comprendido como una emanación divina).

Buda fue el nombre empleado en Oriente para calificar a Aquél que había realizado el estado de Conciencia Universal. ( Bodhi‘, significa: ̳iluminación‘). Siddhartha Gautama fue el 25 con ese título.

Messiah es el término usado para definir al ̳Salvador‘, en la tradición de los hebreos. El Mesía es aquél que se ha ofrecido a tomar sobre él la expiación de todos los pecados humanos. Las cualidades de los Mesías son detalladas en Zohar (II parte, columnas 379 y 380).

Madhi es el nombre del Mesía entre los Mahometanos y significa, aquél que es guiado‘. Los Mahdis‘ son raramente reconocidos en la historia del Islam, bastante dividido en sectas como el cristianismo. Ciertos grupos usaron, inclusive, esa idea del Salvador‘ para fomentar guerras santas. (El Mahdismo fue a menudo emprendido por tropas rebeldes en Egipto e igualmente, por ejemplo, en el Sudán, en 1848, contra los ingleses.)

Cristo es el término griego de un Oint‘, aquél que está impregnado enteramente de la Gracia divina. Los Cristos‘ Thulis, Crito, Hésus, Inhdra, Wittoba, etcétera, fueron todos anteriores a Jesús, pero se manifestaron de la misma manera y con signos de poderes idénticos.

El Maestre de la Ferriére en la siguiente parte explica:

Todos los Cristos que se han sucedido en el curso de la historia tuvieron nacimientos misteriosos, desconocidos a veces, o de una madre virgen‘ (comprendido en el sentido teológico o a veces simbólico, como la teoría de una mujer discípula dedicada al Templo y procreando por la voluntad de un Maestro, de un Iniciado).

En el párrafo siguiente el Maestre Avatar da su testimonio:

El Cristo-Rey… —el de ahora— …anunciado por los cristianos… tuvo un nacimiento normal y puramente humano, —o sea de papá y mamá— por lo cual fue llamado el `Hijo del Hombre ́ —fue el que anunció Cristo, cuando señaló que había de venir el Hijo del hombre— a fin de diferenciarlo del Hijo de Dios‘, el Salvador nacido hace 2000 años de la Virgen María.

Aunque muchos discípulos digan: “Mi Muy Sublime Maestre, Avatar de la Nueva Era”, puede verse que en sus vidas no hay ningún sustento en sus palabras. A su Maestre lo tienen guardado en la biblioteca y su foto solo la tienen colgada en la pared. Hasta ahí llegó el Maestre Avatar con ellos.

El Maestre de la Ferriére tiene fundamentos documentales, pero lo importante es el testimonio que da de su propia visión integral, al tocar todas las facetas del diamante de todas la tradiciones de la humanidad. Es algo muy grande, no es un adorno intelectual, no son unos libros más entre tantos otros.

El Maestre Avatar continúa:

Todas las religiones han anunciado así el regreso de un Gran Instructor, mejor aún, Él sería reconocido por las diferentes culturas y concepciones; él seria a la vez el Avatar, el Buda, el Cristo, el Mahdi, el Mesías, el Salvador Universal, la Síntesis de la Fe…

Ese Bodhisattva, ese Jivanmukta, ese Kakmo, ese Verdadero Maestre, sería el Iniciado Supremo, resplandeciente de Luz, ya que Él es iluminado por la Shekina de la Santa Qabbalah, la Shakti de los Yoguis, la verdadera Cristalización!…

En fin, Cristo‘ (como Avatar‘, Buda‘, etcétera) es un plano espiritual que denota la presencia directa de un rayo del Espíritu Universal. Se ha llegado al acuerdo de que todos los hombres están ligados a Dios, pero de la realización de ese estado depende el estado de evolución del ser.

Es así que el Maestre Avatar rinde testimonio de sí mismo de una manera velada, sutil y yo creo que hasta muchos hermanos pondrán en duda todo eso, dirán o pensarán: ―¿pero donde se ve, dónde anda, por qué no hizo milagros? Pero pocos son los discípulos que han estudiado este testimonio, esta definición.



Los lamas Tibetanos son reconocidos en el mundo porque detrás de ellos hay una tradición milenaria. Ellos están bien respaldados y la gente siente eso. Lo mismo sucede con el cristianismo que, como dice el Maestre Avatar, es anterior a Cristo, tiene una fuerza muy grande que se perpetúa a través de las generaciones. En cambio, en nuestra hermandad, cuando se les pregunta cuál es su tradición, titubean y luego contestan:

—Bueno, nuestra tradición viene del Hermano Mayor, luego del Maestre de la Ferriére, que a su vez la recibió del Maestre Sun Wun Kung.

—Pero, ¿qué más? Dime, ¿quiénes han estado antes, a lolargo de los últimos dos mil o cinco mil años? Eso es todo lo que saben. Y aquí, en este texto, hay un testimonio poderoso del linaje que corresponde al Maestre Avatar, como se dice de José, de María, Moisés, Salomón y así nos remontamos muy atrás.

También sus discípulos debieran dar testimonio. Aquí están las bases del linaje sagrado, y uno de los linajes más poderosos es el que vino representando el Maestre Avatar.

Esta enseñanza debe guiar nuestros pasos. Estamos bajo el aura de Él, que sintetiza todos los Maestros de todas las épocas, que da testimonio en 36 Propósitos psicológicos, que hablan del mahometanismo, del budismo, de Israel, delchamanismo, los cultos primitivos, etcétera. Él escribe con autoridad, que no es información sacada de libros, pues si no lo hubiera hecho así tendría que haber estado encerrado por años, extrayendo documentación de todas las tradiciones. El Maestre de la Ferriére tiene fundamentos documentales, pero lo importante es el testimonio que da de su propia visión integral, al tocar todas las facetas del diamante de todas las tradiciones de la humanidad. Es algo muy grande, no es un adorno intelectual, no son unos libros más entre tantos otros.

Al estar bajo el aura del Maestre Avatar tenemos oportunidades que ningún otro grupo tiene, pero que sin embargo me doy cuenta de que muchos no lo comprenden ni utilizan esa bendición, esa unción que el Maestre Avatar nos da.

En la época en que él nos escribía, veía su esfuerzo para tratar de sacar a la gente de su atraso y a pesar de los conflictos y líos que sucedían, el Maestre Avatar, con suma condescendencia y generosidad, brindó orientaciones durante todos los años que estuvo presente. Es muy pesado soportar el karma tan denso de la humanidad.

Hay un escaso estudio de los discípulos y una inadecuada vivencia sobre los mensajes que el Sublime Maestre Avatar escribió. Lo que tenemos en nuestras manos no es cualquier cosa, es algo que no ha sido bien apreciado, comprendido ni estudiado a fondo, de manera lamentable.

Yo creo que es tiempo de darle su lugar por medio de la formación de verdaderos discípulos, apóstoles e instructores. Y que no pase su enseñanza y ejemplo inadvertido. La humanidad lo necesita, lo está esperando y lo está pidiendo.

Es urgente establecer la cultura de paz. Él tiene ese poder, porque trae la síntesis, la unión. Nos ha entregado claves. Escribió demasiado para un Maestre de esa categoría, cuando su sola presencia es ya un escrito, un evangelio, un texto sagrado; sin embargo, se dignó escribir y dejarnos un legado espiritual en papeles. Eso tiene que respetarse, porque no es cualquier instrucción, no son textos para archivarse; debe servir para hacer un estudio y practicar sus enseñanzas todos los días.

El discípulo tiene que poner de su parte. Sus mensajes son como una vela guardada, y el fuego para encenderla tiene que venir de nosotros. Sus escritos son como la cajetilla y el cerillo tiene que friccionarse por medio de la lectura, que es el comienzo del estudio. Después de la lectura hay que meditar en lo que se ha captado y luego hay que buscar la manera de conectarse a esa enseñanza. Así que hay que cultivar y despertar ese don. El Maestre Avatar nos da la potestad de cultivar la Iniciación Crística: estamos autorizados, tenemos permiso. No hay que esperar más Maestres ni más oportunidades.

Ya no vendrán más Mesías, más Avatares, porque ya nunca más la humanidad estará expuesta, abandonada, huérfana espiritualmente. Siempre estará la presencia de los Maestros y su convivencia permanente con los pueblos. El Avatar viene en momentos de peligro,cuando la humanidad está al borde del precipicio, pero, de ahora en adelante, viene la Edad de Oro, el Satya Yuga. Y hasta que esta humanidad alcance su redención, estará constantemente asistida.

—Maestro, ¿usted conoce cuál es la genealogía del Maestre de la Ferriére? ¿Nos puede hablar sobre eso?
—Sí la conozco, pero a mí nadie me la dijo. Yo la tuve que investigar y los invito a que ustedes también lo hagan. La genealogía existe; el Maestre de la Ferriére da testimonio de ello, pero lo hace de una manera sutil, porque el lenguaje iniciático no es igual al que utilizan en el periódico o en la televisión. Su lenguaje está lleno de parábolas, de alegorías, de insinuaciones. Ya lo hemos dicho: cuando el Maestre Avatar escribe sobre los esenios, sobre el islam, sobre Israel, el Tíbet, etcétera, hay un hilo conductor que va enlazando todo. No es al azar como él escribe, porque eso sería una ensalada indigesta, terminaríamos más confundidos. El discípulo debe acercarse a esos escritos no como si fueran libros, novelas o periódicos, sino como un legado ancestral, con mucho respeto, poner una lupa espiritual para buscar el hilo conductor y así poder sacar la genealogía de la alta iniciación, escondida entre líneas.

La genealogía de Cristo, a través de la religión, viene por medio de la sucesión de los papas, los sucesores de Pedro. Tenemos que entender qué quiere decir eso y no mirarlo con desprecio, sino entender el sentido del cristianismo. Si queremos saber cuál es el esoterismo que guarda el cristianismo, tenemos que buscar la otra sucesión, porque hubo las dos líneas, como dice el Maestre Avatar: la sucesión de Pedro y la de Juan. La de Pedro quedó en el mundo y la de Juan fue guardada en los Colegios Iniciáticos.

Vemos en el budismo que también hay un linaje que se remonta hasta el Budha mismo. En el budismo también hay una rama esotérica para llegar a la alta Iniciación, en donde no hay distinción entre el cristianismo, el budismo, ni otra religión. La alta Iniciación flota en la vida de los pueblos, en lo más sublime de cada una de esas tradiciones sagradas y se establece un código, un linaje, una sucesión eternal. El linaje de la alta Iniciación está más allá de tradiciones, religiones y credos, es una visión sublime, cósmica.

A él nadie le dijo: “tú vas a ser el Avatar, y vas a hacer esto y aquello”. No. Él fue comprendiendo, e iluminándose hasta darse cuenta de su lugar en el mundo, y por eso dijo: “Sí, soy libre y a la vez soy esclavo de la misión que yo mismo me he propuesto”. Igual sucedió con Cristo. Él fue dándose cuenta y ubicándose. Su mente fue abriéndose como se abre una flor, y fue entendiendo el mecanismo de la vida. Cayó en cuenta que había un puesto que estaba vacío, que nadie lo ocupaba, y él veía que era importante asumirlo. Buscó su propio lugar, hasta que lo encontró.

QUIERO QUE A.U.M. SEA ABIERTO, GENEROSO Y SOLIDARIO: DOMINGO DÍAS PORTA

TE INVITAMOS A DESCARGAR EL DOCUMENTO Y CONTINUAR CON LA LECTURA…

DESCARGAR